• Claves para una exitosa protección con tapones auditivos

    La pérdida de audición por exposición a ruido en el trabajo sigue siendo una de las enfermedades laborales más comunes. Es por eso que, en 2011, el Instituto de Salud Pública en conjunto con el Ministerio de Salud establecieron el Protocolo de Exposición Ocupacional a Ruido (PREXOR), con el objetivo de establecer requerimientos mínimos para instalar programas preventivos que disminuyan la incidencia y prevalencia de hipoacusia de origen ocupacional.

    Frente a esto, las soluciones en protección auditiva de 3M son perfectas para combatir esta constante amenaza laboral, ya que además brindan comodidad, protección y sencillez en su utilización.

    Uno de ellos son los Tapones Auditivos 1110 de 3M, de espuma hipo alergénica y un diseño cónico para adaptarse cómodamente a cualquier canal auditivo, de acuerdo a la norma CSA Class AL, tienen un índice de reducción de ruido de 29 Db.

    Diariamente son miles los trabajadores que están expuestos a niveles de ruido superior a lo recomendado. Y el riesgo recae en que se puede perder el sentido de la audición, incluso, por una sola exposición a un sonido intenso. Es por esto, que la importancia no sólo está en la utilización de tapones auditivos, sino también en la correcta colocación, para así poder obtener resultados óptimos en la protección auditiva.

    Recomendaciones en el uso de tapones auditivos de espuma:

    • 1. Giro y comprensión: sujeta el tapón entre el dedo índice y el dedo pulgar. Gira y comprime progresivamente la esponja hasta que se convierta en un pequeño cilindro.
    • 2. Introducción: con la mano contraria al oído tira suavemente de la oreja hacia arriba para asegurar el ajuste. Introduce el extremo comprimido del tapón dentro del canal auditivo y sujeta durante 30 a 40 segundos hasta que se expanda por completo al interior de la oreja. Luego suéltalo y empújalo nuevamente por 5 segundos para asegurar el ajuste.

    Un modo simple para diferenciar si el tapón está bien puesto o no, es que el borde inferior se encontrará en la abertura del canal auditivo, ahí la introducción será correcta. Si una parte del tapón está fuera del canal auditivo, la efectividad no será la esperada.

    Por último, una acción simple y fácil que tú mismo puedes realizar para verificar la protección de tus oídos es colocarte en un ambiente ruidoso con los tapones. Cúbrete los oídos con las manos y luego retíralas. Los tapones deben ser capaces de bloquear el ruido de manera tal que al cubrirte los oídos con las manos no percibas una diferencia considerable de ruido.

    Si quieres conocer la amplia gama de tapones auditivos que 3M tiene a tu disposición, te invitamos a ingresar AQUÍ